Diario del Hotelero

Noticias de la actividad hotelera

SUSCRIBASE A NUESTRO NEWSLETTER

100% gratuito

Sponsors de Diario del Hotelero

Rent a fish

Rent a fish

Curiosidades

 Curiosidades

  

¿Se siente solo en el hotel? Alquile un pez de compañía

   

Este extraño compañero de habitación es la surrealista idea de un hotelero belga.

 

Alquilar un pez de colores por la noche. El gerente de un hotel belga tuvo la idea de ofrecer este servicio para animar a sus clientes mientras esperaban en la recepción de su establecimiento, un concepto que despertó rápidamente la curiosidad de los usuarios de Internet.

 

Un turista holandés publicó una foto de una pecera en su cuenta de Facebook, a principios de septiembre, y una de sus amigas, una productora de radio en Nueva Zelanda, Michelle Cook, tuiteó la imagen. El tuit se convirtió en viral y tuvo más de 30.000 “me gusta” en menos de cuatro días.

 

Pero esta no es la primera vez que el concepto “rent a fish” del Hotel Charleroi Airport - Van Der Valk, situado en Gosselies, al sur de Bélgica, fue noticia. “Hace dos o tres años, un jugador australiano de tenis en silla de ruedas no podía dormir y decidió filmar al pez y compartir el video en las redes sociales”, recuerda David Dillen, dijo a AFP.

  

Nemo, Heineken y Carlos

 

Desde entonces, los tres peces de colores Nemo, Heineken y “el príncipe" Carlos son las estrellas del hotel, y pueden ser alquilados por 3,50 euros la noche. De hecho, el departamento de limpieza del establecimiento es también hogar de un gran tanque con otros peces de colores, incluyendo un refugio, oxígeno y un montón de plantas.

 

Fue el gerente quien tuvo esta idea, en marzo de 2013. “Sentado en el bar del hotel con mi primo, vi a todas esas personas que estaban aburridas en la cola de la recepción” recuerda, y “quería hacer que el tiempo de espera fuera más agradable, hacerles sonreír”. El concepto fue inmediatamente más allá con el eslogan. Se puede alquilar un goldfish por la noche, con pecera incluida.

  

“Hoy tenemos tres tipos de clientes: los que publican fotos del pez de su habitación en las redes sociales, los hombres de negocios que no pueden esperar para enviar la factura a su jefe, y las familias a quienes les ofrecemos el pez gratis”, dice Dillen.

 

Pero cuidado con los niños. “Una pequeña holandesa de tres años secuestró a uno de nuestros peces, y su padre, que lo descubrió en el coche justo en la frontera belga-holandesa, inmediatamente nos llamó y el hotel se lo regaló”, cuenta.

 

Fuente: Clarín