Diario del Hotelero

Noticias de la actividad hotelera

SUSCRIBASE A NUESTRO NEWSLETTER

100% gratuito

Sponsors de Diario del Hotelero

El fabuloso hotel Llao Llao.

El fabuloso hotel Llao Llao.

Bariloche - Argentina

Esta historia comienza por el año 1934 con unos acontecimientos importantes en la Patagonia Argentina. La reciente llegada del ferrocarril, la creación del Parque Nacional Nahuel Huapi y como un doble propósito para preservar la naturaleza y la soberanía del territorio Argentino se comienza a pensar la idea de realizar un hotel de lujo en algún lugar de San Carlos de Bariloche. Resulta que en ese año Ezequiel Bustillo, quien era director de Parques Nacionales y su hermano Alejandro Bustillo estaban buscando un lugar para su posible construcción y asombrados por la belleza del lugar decidieron una perfecta colina que separa al lago Moreno del Nahuel Huapi en el área de Puerto Pañuelo.


En 1936 comienza la gran obra con un impresionante desmonte de cerca de cinco mil árboles y con una gran critica de los ecologistas del momento. Así empezaba la laboriosa tarea de doscientos obreros  que luchaban contra la naturaleza virgen y el clima adverso, con la misión de terminar el hotel y en casi dos años de trabajo el 31 de Diciembre de 1938 se lleva a cabo el prime baile oficial que según diarios de la época revistió “brillantes contornos”. Pero fue el 8 de Enero de 1940 la inauguración oficial con una cena y baile de rigurosa etiqueta con una comitiva y autoridades más importantes del país.

La administración del hotel queda delegada al Hotel Plaza de Buenos Aires que en ese entonces era considerado el mejor del país.


Alejandro Bustillo, nacido en Buenos Aires en 1889 y vivió 93 años, arquitecto, pintor y escultor, ha realizado obras como el hotel Provincial, el casino y la rambla en Mar del Plata o en Buenos Aires el edificio del Banco Nación y  el hotel Continental, en Bariloche el Centro Cívico, el edificio de Parques Nacionales, la capilla San Eduardo, la Catedral y varias  viviendas de familias aristocráticas de la época. Por esto y varias obras más es considerado uno de los arquitectos más relevantes de Argentina. Fue elegido para realizar el  proyecto del hotel Llao Llao, a pesar de algunas críticas del momento por ser el hermano del director de Parques Nacionales.  Se cuenta que por eso lo hizo ad honorem. El eclecticismo con mezcla de diferentes estilos y épocas permitía a Bustillo buscar lo mejor para cada obra y esto se refleja en los materiales que usó para el Hotel Llao Llao como madera de ciprés, piedra toba verde, piso hemlock trabajado en tabla, troncos rústicos a la vista y tejuelas de alerce entre otros pensando el interior del hotel con temas de montaña, lagos, artesanías locales, combinando el golf, temas de campo y algo de caza, dejando que por cada ventana ingrese un paisaje espectacular y permitiendo que milimétricamente la naturaleza se encuentre con la obra arquitectónica. 


Alejandro Bustillo delegó la decoración del hotel a Jean-Mitchel Frank, pariente de Ana Frank,  un famoso decorador de interiores francés que se caracterizaba por su estilo minimalista y sus decorados con usos de amueblamientos con formas simples y realizados en materiales de lujo como cuero, pergamino,mantaraya, y utilizando maderas nobles. Es un importantísimo exponente del Art-Decó, amigo de Picasso y Dalí. Llega a Argentina traído por Ignacio Pirovano quien tenía la  reconocida casa Comte, eran los fabricantes e importadores de muebles y objetos decorativos  más importante de Argentina en ese momento y Jean Mitchel trabajaba en varios proyectos, se había convertido en director artístico de la famosa casa y tenía su departamento en el piso superior de la compañía Comte (Calle Florida al 1000). El 9 de Marzo de 1941 Jean-Mitchel Frank se suicida arrojándose de una ventana durante un viaje de tres meses a Nueva York y justo antes de volver a Buenos Aires.


El 26 de octubre de 1939 el hotel es devastado por un brutal incendio. Hay dos versiones sobre la causa:

Se dice que esa noche la esposa del gerente estaba secando unos pañales de su bebe cuando se provoca  el feroz incendio y luego hay otra versión sobre que fue intencional y el diario "La Nación" ese día le dedica dos páginas en la que cuenta que hay cuatro detenidos que luego fueron liberados. Sea cual sea la causa solo en cuatro horas el fuego se lleva todo el trabajo de Bustillo y los 200 obreros quedando solamente las chimeneas. Se pueden ver las desoladoras imágenes en la cuenta de oficial de Pinterest del hotel LlaoLlao.  En ese mismo mes comienzan las obras de refacción y un año y medio después se reabre el hotel Llao Llao. Las chimeneas quedaron intactas y se pudieron re-utilizar. Comienza una nueva era del hotel. Para ser exactos un 15 de Diciembre de 1940. La segunda guerra mundial acrecentó la afluencia de Argentinos que solían viajar a Europa y encontraron en el hotel un servicio acorde a los estándares internacionales y en los  años cuarenta, el Llao Llao, atraía a la aristocracia mundial, diplomáticos, embajadores, políticos, miembros de la realeza Europea, huéspedes ilustres, actores, familias enteras que se llegaban a quedar hasta un mes en el hotel. El acceso y las comunicaciones eran difíciles en los años cuarenta y se llegaba en tren desde Buenos Aires pero el hotel estaba equipado con tecnología de punta para el momento ya que tenía una oficina del correo con un moderno telégrafo y hasta una sucursal del Banco Nación para que los clientes no tengan que desplazarse hasta la ciudad de Bariloche y transitar ese camino de 25 kilómetros de tierra y sinuoso. Una época de esplendor y el hotel brillaba por ser vanguardista, moderno, señorial y de estilo con códigos de vestimenta para sus salones o para jugar al golf.


Así pasaron los años cincuenta ,sesenta y setenta. Luego, por una falta de inversión sucede quien explicablemente el hotel se encuentra con en un estado de deterioro y parece que la única opción es cerrar sus puertas en el año 1978  y el abandono y la soledad se ocupan del hotel en un lapso que duraría  cerca de 15 años. En febrero de 1991 se constituyó Llao Llao holding S.A. integrado por Citycorp Equity Investment S.A. y otras empresas con la finalidad de hace renacer al hotel.


Dicen que la tercera es la vencida, y el 3 de Julio de 1993, luego de una extensa restauración con la premisa de preservar fielmente la concepción de Alejandro Bustillo, se reinaugura el hotel con la presencia del presidente de La Nación, el gobernador de Rio Negro, legisladores, embajadores y destacadas personalidades de los ámbitos sociales,culturales y económicos del país con un concierto  de la Camerata Bariloche.

Hoy, Llao llao Holding S.A. Pertenece un 50% al grupo Irsa y un 50% al grupo Sutton, el hotel cuenta con 205 habitaciones, una suite presidencial de 162 metros cuadrados con una terraza de 108 metros cuadrados revestida de madera de guindo y pino chileno, un salón para quinientos comensales, restaurantes, bar, spa, cancha de golf de 18 hoyos, club house, náutica, y es miembro de “The leading hotels of the world Ltd” siendo considerado uno de los hoteles más refinados del mundo.


Así, el hotel que hace poco alojó a Barack Obama, se encuentra inmerso en una historia entreverada de talentos,arte, pasión, abandono, muerte y resurrección. Cuando, quien les habla, termino de escribir esta pequeña investigación del hotel supo porque varios escritores y periodistas lo habían comparado con el ave fénix, pero a mí me gustó la idea de pensar que la resiliencia existe y duerme en las habitaciones del majestuoso hotel Llao llao.


Audio de la entrevista con Nora Espector www.mixcloud.com/GrupoZonica/hoteles-a-la-carta-16-01-18/